Crítica

Crítica

Repon Men es esa clase de películas que uno no puede entender a la crítica. Por un lado hay quien la trata de una película de muy baja calidad que debería haber estado en los Razzie, y por otro lado quien la considera toda una obra de arte.

Esta película contó con un presupuesto de 30 millones de dólares y apenas consiguió recaudar 18,5 millones en todo el mundo en su estreno en la gran pantalla. Pero, ¿quiere decir esto que la película sea mala? Para nada, pues hay muchas películas taquilleras que son bastante malas. Repo Men simplemente tuvo la mala suerte de no contar con la suficiente publicidad por parte de Universal Pictures y pasar de tapadillo en las salas de cine, donde tuvo que enfrentarse con películas como Airbender: El último guerrero, Origen o los mercenarios, lo que provocó que muy poca gente se interesase por ella.

No obstante, la película gana mucho más de lo que parece una vez que se ha visto. Adaptando la novela The Repossession Mambo de Eric Garcia, quien participó en el guión de la película, puede llegar a callar las bocas de más de uno que simplemente han oído que es una mala película.

La película nos plantea un tema que otras obras ya han tratado: el alargamiento de la vida humana. El ser humano tiene miedo a morir, y harán lo que sea para poder escapar tantas veces como sea posible a la atenta mirada de la muerte. Es algo que ya hemos visto en películas como La isla o In Time.

Siempre habrá detractores de este modelo de vida como la esposa del protagonista interpretado por Jude Law, pero también quienes estén a favor, aunque no lo quieran, porque necesiten seguir viviendo, aunque sea pagando unas cuotas imposibles por un crédito que tuvieron que pedir.

La evolución de la historia de la cinta sea quizás su punto más negativo, ya que va avanzando muy lentamente. Sin embargo, la intención del director no es contar una historia con prisas y tropiezos, sino que el espectador pueda meterse en la piel de Remy y entienda como se siente cuando se ve obligado a aceptar un corazón artifical para sobrevivir y reunir el dinero suficiente para pagarlo, reuniendo el dinero como sea posible, así de como esto le afecta en su entorno.

Una película cuya evolución lenta es acompañada de una banda sonora estupenda, adaptándose a cada momento de la película, por no hablar de un final impredecible que nadie podría esperarse que fuera así, como ocurrió con el final de El sexto sentido.

En otras palabras, es una película que hay que verla,  una vez para disfrutarla y una segunda vez para examinarla más a fondo y hacerse una buena idea de lo que Miguel Sapochnik ha conseguido con este film. Es de esas películas que no ha sido un rotundo éxito en taquilla, pero que sin embargo pasan a la historia como una de las mejores de la historia.

Esta entrada es patrocinada por Actimel Pro Vital. Descubre todas sus novedades en el Facebook de Actimel